No entiendo la indiferencia. No entiendo que todo de igual. No entiendo la falta de empatía. No entiendo el diálogo inconcluso. No entiendo la falta de respeto. No entiendo la hipocresía. Mucho menos entiendo que lo naturalicemos, que la respuesta frente a mis “no entiendo” sean “son los códigos de ahora”. ¿Cuáles son los códigos? Me niego a creer que el “yo creo”, “yo digo”, “yo siento”, “yo pienso” vaya por encima del de los otros. ¿Es egoísmo? ¿Es soberbia? ¿Es miedo?

No tenemos la verdad absoluta. Y el sentir no tiene debate, está claro. Tiene algo de lo inevitable. Cada uno siente y cree lo que puede. Pero si antes de creernos más que los otros, entendemos que los otros también son un “yo”, quizás entenderíamos que se merecen lo mismo que queremos nosotros: respeto, diálogo, comprensión, paciencia.

Quizás de chicos debimos escuchar más el “no hagas lo que no te gusta que te hagan a vos” porque creo que vivir en este mundo se trata un poco de eso, ¿o no?

Y sí, usé el verbo entender un millón de veces. Es que no entiendo… 🤷‍♀️