A los 11 años decía que sería periodista. Ya con 15, con algo de conciencia de la manipulación que existe en los medios, me pareció que no me iba a gustar decir lo que no creeía o contar medias verdades por intereses de otros. En los años que siguieron el interrogante fue cada vez más fuerte. ¿Qué iba a ser cuando fuera grande?

Qué sería cuando fuera grande no lo sabía pero empecé estudiando comunicación y diseño multimedial. Dos carreras conectadas, quizás complementarias. Pero la pregunta seguía: ¿qué quería ser? Sabía que tenía que ser algo que me gustara. Después de muchas frustraciones, caídas, angustias y vueltas comencé a trabajar en Social Media. Era un mundo bastante nuevo. Era difícil explicar qué hacía porque pasaba mi tiempo en espacios en los que las personas pasaban su tiempo libre. Al día de hoy cuesta explicar que esta foto la saque un día trabajando y lejos estoy de ser fotógrafa. .

La comunicación es un universo infinito que nos atraviesa acá y allá. En todos lados. Un silencio comunica, una imagen, hasta una mirada. . Amo trabajar de esto y amé haberlo hecho con ellos que me respetaron y confiaron en mi, que apostaron y me dejaron jugar. .

Cuando nos entendemos humanos, cuando entendemos que la comunicación es un encuentro, aun cuando hay una marca en el medio, es que creo que podemos hacer la diferencia. Escuchar antes de hablar, hablar pensando en el otro, responder si te hablan, contener y entender cuando hace falta. Ser humanos.

Ahora se cierra una etapa, esperando haber dejado una huella, por más pequeña que haya sido, esperando haber podido demostrar un pelín de lo que disfruté de estos años. . ¡Chau chocolate! ❤️ Gracias por la receta de mousse que me regalaste y por las miles de horas que sumé trabajando con una sonrisa por tu culpa. La nuestra fue una bella historia de amor (?) ❤️