Vivimos a una velocidad que hace que nos olvidemos que esto sucede todos los días. El sol se va y todo se empieza a iluminar distinto: las nubes, los ríos, los edificios y los autos también. Dos horas viendo cómo todo se transforma, lentamente. Es casi imperceptible, sutil, imposible de describir con palabras, mucho menos en una foto, que muestra un instante. Pero miren qué lindo este instante. ☺️🙌